5 trucos para cuidar tu web si no tienes mucho tiempo

Gestionar un negocio puede llegar a ser complicado. Hay mil cosas por hacer a lo largo del día: responder correos electrónicos, preparar presupuestos, hacer visitas comerciales, crear y enviar facturas, entregar productos, gestionar proyectos…

Sabes que tu sitio web es uno de los elementos esenciales de la presencia digital de tu negocio. Pero aún sabiendo lo importante que es para ti y para tu negocio, es posible que, si tu sitio web no es una tienda virtual o un negocio totalmente digital, no visites o entres a tu sitio web diariamente. De hecho, es posible que en alguna ocasión hayas estado varios días o semanas sin acceder a él.

Eso no es malo: estás centrado en las actividades más importantes para hacer crecer tu negocio y, como emprendedor, sabes que, muchas veces, es imposible abarcar todo lo necesario. Puede que sea un momento puntual en que algunos aspectos de tu negocio te están absorbiendo más de lo que debería o, simplemente, a veces es imposible abarcar todas las tareas de tu negocio.

Pero ese abandono, o desatención, del sitio web puede llegar a convertirse en un gran problema que puede provocar que tu sitio web no funcione correctamente y afectar seriamente tu imagen y reputación digital.

Si eres de los que tienes miedo a dejar un poco de lado a tu sitio web y/o no tienes mucho tiempo para dedicarle, puedes aplicar estos cinco consejos para mantener tu sitio web. De esta manera aunque el web esté medio abandonado, podrás recibir algunos avisos en tu correo que te ayudaran a que recordarte que en ese momento a tu sitio web le pasa algo y que tienes que prestarle atención. De esta manera conseguirás que no genere problemas más serios que podrían afectar seriamente la imagen de tu negocio.

1. Los datos de tu sitio web están actualizados

Aunque estés hasta arriba de trabajo eso no quiere decir que no puedas atender correctamente todas las peticiones de nuevos clientes y proyectos que puedan llegar a través de tu sitio web.

Lo más importante es que compruebes que los datos de contacto que aparecen en tu sitio web son los correctos y, en caso de que tengas formularios de contacto, que los compruebes de manera regular. Los formularios pueden fallar cuando se produce un cambio de la configuración del servidor o con una simple actualización. Es un fallo común y que fácilmente puede pasar desapercibido.

Sólo hay que comprobar que el formulario de tu sitio web (o los formularios) funciona correctamente, que no hay ningún error, y que el mensaje ha llegado al destinatario correctamente. Aprovecha para repasar que el sistema para evitar el spam funciona correctamente o que no se envían mensajes si no has aceptado la política de privacidad o si no rellenas los campos requeridos.

Además, si utilizas WordPress es buena idea escoger un plugin que permita guardar los mensajes en base de datos. Si hay algún problema con el correo, siempre quedará una copia en tu sitio web.

2. Comprueba que tu web no se ha caído

Parece una tontería, pero es hay mucha gente que se entera que su sitio web está caído o lo han pirateado porqué algún cliente o conocido se lo ha dicho. El problema de esto es que no sabes exactamente cuantas horas hace que tienes el sitio web inaccesible, con las oportunidades que habrás perdido durante todo este tiempo.

Aunque que la empresa que nos gestiona el alojamiento web nos ofrezca uptimes del 99% del tiempo, muchas veces hay problemas con las máquinas que no puedes controlar.

De hecho, lo único que necesitas saber es si el servidor que aloja nuestro sitio web está caído o no. No hace falta entrar en el sitio web a diario. Simplemente puedes utilizar una herramienta de monitoreo del estado del servidor como UptimeRobot. Aunque es una herramienta de pago, tienen un plan gratuito que te será suficiente para monitorizar tu sitio web cada cierto tiempo. Cuando UptimeRobot encuentre algún problema de conectividad con tu web, recibirás un correo electrónico avisándote. Realmente funciona muy bien.

3. Conecta tu web con Google Analytics

¿Sabes cuántas visitas recibe tu sitio web al día? ¿Sabes cuantas de ellas te han llegado a través de los enlaces que publicas en las redes sociales?

Saber algunos datos estadísticos sobre tu sitio web te ayudará a saber que está pasando en tu sitio web y te ayudará a tomar decisiones sobre el presente y el futuro de tu proyecto. Existen diversas herramientas que te pueden ayudar a responder a estas preguntas (y muchas más).

Una de ellas, quizás la más conocida, es Google Analytics: una herramienta de analítica web que te permite saber exactamente que está ocurriendo tu sitio web.

Si no tienes mucho tiempo puede que ahora mismo no te interese saber toda esta información, pero es una buena idea configurar correctamente Google Analytics en tu sitio web, de esta manera iras contando con un historial. En un futuro, estos datos pueden ayudarte a tomar mejores decisiones sobre tu negocio.

Además, podrás configurar un sistema de avisos para que te envíen un resumen de las estadísticas de tu sitio web.

4. Haz que los buscadores encuentren tu sitio web.

Si no apareces en los resultados del buscador, podrías tener un problema muy grande. No hace falta pensar en una compleja estrategia de posicionamiento web que permita colocar tu sitio web en la primera posición en determinada palabra clave. Tampoco de saber qué aparece en los resultados cuando buscas el nombre de tu sitio web.

Google dispone de una herramienta gratuita llamada Search Console. Este servicio te permitirá comprobar el estado de indexación de tu sitio web, optimizar y revisar tu visibilidad y, en caso de problemas, solucionarlos.

Como en Google Analytics, puede que ahora mismo esta herramienta no puedas aprovecharla, pero en el caso que Google detecte algún problema con tu web, como por ejemplo un fallo de cobertura, te mandará un correo electrónico para avisarte.

5. Activa las actualizaciones automáticas de WordPress.

Desde hace unos años, WordPress tiene un sistema de actualizaciones automáticas. Siempre que las tengas activadas, WordPress se actualizará sólo, sin necesidad que tengas que hacer nada.

Puede parecer peligroso, pero la realidad es que este sistema protege mínimamente los sitios web que no reciben ningún tipo de atención ni mantenimiento durante mucho tiempo. Si no fuera así, habría muchos sitios web que, sin estas actualizaciones, serían un auténtico peligro.

Eso si, no se aplican todas las actualizaciones, sino que sólo se instalan automáticamente las actualizaciones menores (las de seguridad y mantenimiento), y en ningún caso, las actualizaciones que comportan cambios de versión.

Cuando se aplican estas actualizaciones automáticas, WordPress envía un mensaje al correo asociado al sitio web para indicarte que se ha actualizado tu sitio web, así que es una buena idea tener activadas las actualizaciones automáticas. Es un momento perfecto para comprobar que tu sitio web funciona correctamente.

Estas prácticas nunca deberían sustituir un mantenimiento técnico correcto para tu sitio web o que dispongas de un profesional que pueda ofrecerte un seguimiento más adecuado para tu sitio web.

Pero en algunas ocasiones estos consejos podrían ser suficientes para mantener bajo mínimos tu web y acordarte de echarle un vistazo de vez en cuando. De esta manera, evitarás graves problemas en el futuro. Si tu sitio web te ayuda a generar más ingresos y mejora la imagen digital de tu negocio, deberías prestarle más atención y no dejarla abandonada.

¿Aplicas alguno los consejos que he comentado?‌ Cuéntamelo en los comentarios.

¿Quieres descubrir otros consejos para mejorar tu sitio web en tan sólo una semana?

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.